02 octubre 2022

¿Qué es un suelo TÉCNICO?

Un suelo técnico elevado es un tipo de pavimento que se coloca en seco, fácil de montar y de desmontar sin escombros.


Se trata de un tipo de pavimento que se caracteriza por crear una cámara entre la parte inferior y el suelo propiamente dicho; por eso se lo conoce como suelo elevado. Su gran ventaja es que se coloca en seco. Aunque se usa preferentemente en espacios públicos, hay casos en los que resulta útil colocarlo en viviendas.

¿Hay diferencias entre un suelo técnico elevado para interior y uno para exterior?
Hay que distinguir entre los sistemas que se emplean en el interior y los que se instalan en el exterior. En el primer caso, se forman con placas base que se asientan sobre un conjunto de pedestales regulables en altura, que luego se revisten. En el exterior, en cambio, es la misma baldosa, generalmente de gres porcelánico, la que se asienta sobre los pedestales. Como ventaja añadida, la baldosa de gres porcelánico es más liviana que otros materiales de exterior, como es el caso del hormigón, por ejemplo.  

En las soluciones destinadas al interior de la vivienda, además de los soportes o plots regulables que ya hemos mencionado, el pavimento definitivo se apoya principalmente sobre dos tipos de placas, sulfato cálcico o aglomerado con resinas. En algunos casos se incluyen también refuerzos horizontales. Se puede terminar con todo tipo de materiales, como madera, suelos sintéticos, cerámica, piedra, moquetas…

¿Cuáles son las ventajas de un suelo técnico?

Entre la ventaja más destacada es que puede desmontarse fácilmente sin escombros y también recuperarse. Se acortan los tiempos de ejecución, se facilita la puesta en obra de los materiales y se suprimen otras unidades de obra, por ejemplo, se puede colocar sobre pavimentos existentes. También pueden suprimirse trabajos de albañilería en la apertura y cierre de canaletas para instalaciones porque las nuevas instalaciones pueden ocultarse en esta cámara libremente, lo que es otra ventaja, tanto en la instalación, como en el mantenimiento de las mismas.

¿Cuándo es útil emplear un sistema de suelo técnico elevado?

  • Para ocultar una nueva red de saneamiento para la cocina o el baño. En estos casos hay que asegurarse que la nueva altura no interfiere con la de las puertas.
  • Unificar o crear niveles. El suelo elevado técnico se puede tener en cuenta para salvar irregularidades puntuales dentro de la vivienda, en buhardillas, pasillos, etc. Otra posibilidad es emplearlos para crear un desnivel decorativo, por ejemplo, para sectorizar una zona del cuarto de estar (en la imagen).
  • Para reforzar aislamiento acústico y térmico. La cámara puede regularse según las necesidades, con alturas entre unos 30 a 125 mm, aproximadamente; supone un refuerzo del aislamiento acústico y térmico muy útil en casos de soleras en contacto directo con el terreno.
  • Para ampliar el salón con la terraza. Este tipo de obras se complican a veces por la diferencia de nivel entre el espacio interior y el exterior. Un suelo técnico te permitirá modular la altura que necesitas y conseguir un engrosamiento a nivel.
  • Para acondicionar la terraza. Sin duda esta es la aplicación para suelos técnicos elevados que más salida tiene dentro de una vivienda. A la hora de querer acondicionar la terraza de un ático, lo más común es que presente desniveles acusados hacia los sumideros, baldosas desprendidas y juntas abiertas, con los consiguientes problemas de infiltración. Si es el caso de una terraza o una azotea que tiene debajo un espacio inferior habitable, lo más probable es que también carezca de aislamiento térmico y acústico.
  • La solución es levantar el solado existente, para limpiar y realizar las correcciones adecuadas en las pendientes que eviten estancamientos de agua; incorporar impermeabilización, así como aislamiento térmico, si fuera necesario. Luego se determina el nivel que más conviene. Lo interesante de este sistema es que conseguirás un nivel continuo y parejo para que la integración con el interior sea perfecta y se pueda equipar sin preocuparte por los desniveles.
    Si la terraza es amplia, también puedes jugar con varias alturas y sectorizar según niveles las distintas áreas de reunión.
  • Cuando se trata de un patio o un jardín este sistema elevado te permite conservar las escorrentías naturales del terreno.

En definitiva, la instalación de suelo técnico en seco es la solución más apropiada para una superficie horizontal, expuesta al sol y a los cambios extremos de temperatura, ya que, al estar la baldosa suelta se evita la dilatación térmica del pavimento y por tanto su rotura. El sistema por sí solo ya supone una protección térmica y acústica para los espacios que están debajo. Además, las juntas entre baldosas producen una ventilación constante que evita condensaciones y el sobrecalentamiento del forjado.

Fuente: www.houzz.es

Articulos relacionados

-spot_img
-spot_img
-spot_img
-spot_img

Ultimos Artículos